La noche de la luna llena

Este texto está dedicado a mis amigos:

 Oscar Velasco ( Colombia)

Nahuel Prats (Argentina)

Gabriel Bedoya (Perú)

Julio Bustamante (Perú)

Andrés Guitierrez (Colombia)

Juancho (Colombia)

Catherine (Colombia)

Rodrigo Bustillos (México)

Uriel y sus dos amigos (Argentina)

 

Como siempre soñé escribir… comenzando por mencionar la ubicación, así que empezaré.

Una noche en las playas de Tailandia, una día lleno de expectativas. Kho Pangang y la full Moon party, una calle llena de latinos, todos bailando, cantando y disfrutando. Nuestro sueño, Latinoamérica Unida.

Con felicidad agitando las banderas; Oscar, mi compañero de viaje me acompañaba en cada paso que daba; a Nahuel no le gustaba bañarse con agua fría (incluso cuando estábamos en la playa) Y es el hincha de futbol más grande que he visto. Con su bandera de TALLERES de Córdoba se paseaba por toda la playa; Gabriel y Julio, que nos salvaron la vida en Phi Phi; Andrés que llevaba con él una Botella de Aguardiente Blanco del Valle; Rodrigo, un mexicano buena onda; Juancho, Cathe y los argentinos que fueron con los que amanecí en la playa. Con los que aguanté hasta las 10 de la mañana. ¡Que siga la rumba! ¡Somos los invictos!

Aquella noche todos teníamos nuestra mejor pinta, habríamos seleccionado entre nuestras ropas de mochileros lo más elegante y acorde a la ocasión. Con cuidado había escogido lo que usaría para adornar mi sonrisa.

Nuestros cuerpos estaban pintados de colores; con diseños creativos, señales y Oscar y yo llevábamos mensajes alusivos a la Paz y a la onda Hippie. Arte en nuestro cuerpo, siendo nosotros mismos.

Caminamos hacía la montaña de la felicidad por unas malteadas especiales que le dieron el toque magistral a esa noche. Feliz con mi cámara, grababa lo mejor de nuestra noche. Felices con un solo objetivo: PASARLA BIEN, regalar sonrisas, hacer amigos, contar historias, conocer, vivir, bailar.

Las calles de Koh Pangang son angostas y estan llenas de comida. En un momento desesperado buscábamos un puesto de Pad Thai o Fried Rice. ¿Pad Thai o Fried Rice? Que decisión más difícil.

Una noche en Tailandia fui específicamente muy feliz, no me cambiaba por nada ni por nadie, no extrañaba a nadie en casa y no pensaba en ninguna otra persona que no estuviera con nosotros en ese momento. Esa noche en Tailandia el tiempo no importo, esos amigos que conocí adquirieron la misma importancia que tenían los de antes. La amistad no se define por los años, si no por la calidad en los momentos. Esos chicos de esa noche se convirtieron en mis compañeros. Bailábamos canciones que para mí eran nuevas, pero para mis amigos en Colombia eran una reliquia.

¡A la mañana del día siguiente no provocaba nada… solo dormir hasta tarde y recuperar toda la energía que entregamos en aquella noche! Lo dimos todo, lo dimos todo y la vida nos regaló una memoria incomparable.

Saltos, gritos, banderas, salsa, reggaetón, cumbia, buckets, mushroom shakes, peruanos, argentinos, colombianos, y chilenos. Mi parche más CUATICO.

 

GRACIAS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *