Varanasi, la ciudad que me saco las lagrimas más dolorosas de mi vida

buy zithromax online use Un día estaba en un supermercado de la Ciudad de México, cuando me encontré con la revista National Geographic, era el ejemplar de Julio y lo primero que vi en la portada fue una foto de una mujer frente al Taj mahal.

render http://ertabak.av.tr/38201-buy-naltrexone-online.html Aquella foto no era regular, pues era una clásica Follow me del fotógrafo famoso Murad Osmann que se dedica a fotografiar a su novia frente a lugares grandiosos. El titulo era el siguiente: Como ver el mundo en 7 vidas. Sin dudarlo tome la revista y la compré.

ciprofloxacin cost instruct En el interior habían artículos maravillosos, notables de esa revista que tanto me fascina. Uno me llamo la atención: Benarés, la ciudad sagrada de India. Leí el articulo con cuidado, deleitándome con cada palabra. Al terminar dije quiero ir a este lugar.

use baclofen buy

Benares o Varanasi es conocida por ser la ciudad a orillas del Ganges en donde las personas creyentes en el Hinduismo quieren morir. El Ganges es el río sagrado que nace en las montañas de los Himalayas y va bajando por todas las ciudades que se encuentran a su paso. Pero Varanasi es muy especial ya que hace parte de la siete ciudades sagradas y Según el hinduismo, todo aquel que muera en Benarés (o a menos de sesenta kilómetros de la ciudad), queda liberado del ciclo de las reencarnaciones.

Los baños en el río Ganges se consideran purificadores de los pecados. Por ende son sagrados, pero el río Ganges a su paso por esta ciudad ya cuenta con bastantes grados de contaminación. Esta contaminación se debe a muchos factores, como por ejemplo el hecho de que las cenizas de los cuerpos incinerados deben ser puestas en el río para que inmediatamente se libre de la inmortalidad; tambien alberga cantidad de desechos tóxicos de esta ciudad y muchas que a su paso dejan al río sagrado hecho una fuente grande de infecciones.

Según la tradición, todo hinduista debe visitarla al menos una vez en la vida y por supuesto bañarse en este río para ser purificado. La religión hinduista cree que todos los cuerpos deber ser incinerados y por supuesto como mencionaba antes, las cenizas deben ir al Ganges.

Varanasi, la ciudad que me trajo a India; sin saberlo ya había planeado mi visita muchos meses atrás, sin saberlo ya tenia una cita con ella para cumplirla en algún momento de mi vida. Recuerdo cuando una compañera de mi Universidad me preguntó ¿cuál sería mi próximo viaje? Inmediato le respondí, India. De verdad no lo sabia, no lo tenia planeado, no lo tenia presupuestado. Solo lo dije por qué cuando leí el articulo me llamo la atención.

¿Porque India? Porque este país desde el cual escribo que esta lleno de paisajes urbanos por así decirlo, ¿por qué un país tan complicado? La respuesta la he meditado con muchos de los conocidos de aquí y la razón es que al ser un país tan grande hay muchas cosas que ver con una sola Visa. Hasta ahora no he dudado de eso y ahora que estoy en Varanasi me he quedado ‘boquiabierta’ con la riqueza en cultura y tradiciones que tiene este país.

Esta ciudad es sin duda un boleto directo a lo que es la realidad en el mundo. Si bien es cierto la palabra realidad es efímera y tiene diversos significados (no es aplicable a un solo concepto) en este caso me refiero al mayormente conocido. Realidad = personas en condiciones inhumanas.

Los callejones de ciudad de Varanasi tienen más excremento de vaca que todo el estado de Goa. Lo que significa que el olor es bastante fuerte y con ello vienen las moscas y mosquitos que no te dejan tranquilo. Esta ciudad tiene callejones pequeños, cerrados y totalmente sucios que hacen parte de la realidad de la misma ciudad y me atrevería a decir que de la misma India.

 

La pobreza o la miseria más bien ronda por las calles sin ningún tipo de problema. Bebes recién nacidos con sus madres acostados en el piso caliente y sucio, en ese piso cubierto de excremento de vaca, perro, cabra y hasta de humano. Aquí la palabra limpieza no existe.

Muchos me dijeron que no visitara Varanasi por estas razones pero esta fue la ciudad que me trajo hasta la otra parte del mundo. Esta es la ciudad top de la India, la que resume la realidad de un país inmenso con muchísimos problemas, pero que al igual cuenta con una riqueza increíble en cultura. Pues en Varanasi se pueden ver las ceremonias de Aati que significan la oración y veneración a la madre Ganga, o sea al río.

Cuando llegué, entendí porque todos mis amigos me dijeron que no contara con Varanasi para hacerla parte de mi viaje, ya que es una ciudad chocante que fácilmente puede sacarte lagrimas del desespero, lagrimas que muchas veces India me ha sacado. Pero tenía que conocerla y darme cuenta de la magia que esconde cada rincón de la ciudad.

Varanasi y sus callejones, sus ceremonias, sus tradiciones y sus costumbres, Varanasi y su forma de vivir … lenta pero llena de colores y olores. Varanasi es todo un país en una ciudad ( esto corresponde a una opinión personal). Fácilmente puedes estar sentado en un restaurante y de repente ver las personas cargando un cuerpo sin vida listo para ser incinerado. Los cuerpos caminan por la ciudad 24 / 7 y la muerte se ha vuelto normal y rutinaria, porque aún para mi sigue siendo un misterio.

De todo el tiempo que he pasado en India jamás me había envuelto en temas relacionados con niños de la calle o no había tenido acercamiento a la pobreza. Primero porque no tenia la oportunidad y segundo porque estos temas me conmueven mucho y me dejo llevar por los sentimientos. Pero esta vez fue diferente.


La vi, estaba acostada en el piso caliente y sucio, la vi acostada sobre una mantita rasgada y sucia, la vi llorando sola y abandonada. Me acerque a ella y la tome en mis brazos. Era una niña de tan solo tres meses de nacida. La escena era devastadora, mi corazón se arrugo por completo y la impotencia me consumía. Sin saber que hacer la miraba a los ojos y sentí un amor profundo un amor que de seguro sienten las madres al ver a sus hijos; un amor que me dio ganas de tomarla y salir corriendo, me dieron ganas de tenerla para siempre conmigo, de no dejarla sola ni un minuto, de garantizarle que jamás en su vida tocaría el piso con cuerpecillo frágil e indefenso.

 

La niña sin nombre, la niña que logró encenderme esa llama de maternidad que no tengo, pero la llama era diferente. Esa llama no fue de querer ser madre de la manera natural, esa llama fue de querer ser madre del corazón por que supe que podía amar a alguien de tal manera como se ama a alguien que nace de ti. Las lagrimas rodaban por mi cara y más aún cuando la niña sin nombre empezaba a lloriquear. Mi corazón devastando la acercaba a mi pecho consolándola, abrazándola, dándole ese alivio que necesitaba. Luego sonreía y me hacia feliz.

Después de unos momentos llego su madre, una joven de 20 años que vende globos en las orillas del Ganges junto con sus otros dos hijos. En mi Hindi básico y su ingles nulo nos comunicábamos. Usaba a las personas que estaban ahí para que me tradujeran mis preguntas del ingles al Hindi y que ella pudiera entenderme. Sosteniendo a su hija sentí furia de que fuera de ella y no mía, sentí tristeza por que supe que futuro le esperaría a aquella niña. Futuro que el cual su otra hija de seis años estaba ya viviendo. Un futuro descalzo, lleno de polvo, de mugre, de hambre, de ignorancia, un futuro de riesgos y peligros. La prostitución infantil en India es algo que no se puede negar, es algo que esta ahí a la vista de tus ojos. 

Su madre me pedía dinero y yo le ofrecí compartir una copa de té Chai conmigo, mientras alimentaba a su pequeña, a la niña sin nombre. Era tan pequeña que cabía en un solo brazo, era tan bonita que solo me inspiraba amor. Pero en su piel podía ver ya los reflejos de unos tres meses bástate duros, de unos tres meses llenos de dolor y sufrimiento pero estoy segura que mientras yo me enfermo con cualquier cosa, sus defensas serán más grandes que las mía.

Así como esta madre, y esta niña encontré muchas más en las mismas situaciones. Pidiendo que les compres leche para niños en la tienda para que una vez lo hagas y te vayas contento de saber que hiciste algo bueno, ellas lo cambien en la misma tienda por el mismo valor pero en dinero. Cosas que te parten en alma pero sin duda hacen parte de la realidad de Varanasi. Ver recién nacidos en las calles es normal, nadie hace nada, nadie se fija, es normal. No estan abandonados, pero estan solos mientras su madre y sus hermanos se dedicas a trabajar a ganarse la vida. 

Varanasi en dos días me saco las lagrimas que India en cinco meses no pudo. Me saco las lagrimas del dolor, de la tristeza. Me saco las lagrimas que eran diferentes a las otras que ya había tenido, que eran lagrimas de frustración intensa. Varanasi me saco esas lagrimas que estoy segura que a cualquier persona sensible le sacarían. Sin embargo se convirtieron en una fortaleza para en un futuro poder ayudar a un niño en esa situación.

De esa niña no se nada. No se si en cinco años este viva aún. Esto suena horrible, lo sé, pero es la verdad. En India la población de mujeres es considerablemente baja con respecto a la de hombres. En india el índice de supervivencia femenino es bajo si naces en condiciones como estas.

 

Sin embargo esta ciudad me brindo una visón humana y una visón cultural muy amplia, muy rica en cosas únicas y experiencias. pues pude ver como se hacían las ceremonias de adoración, como un cuerpo se volvía cenizas a las orillas del Ganges y como la muerte rondaba por las calles esperando su momento para atacar, ya que se pueden ver personas a la espera de dicha muerte pero con su más grande anhelo, morir en Varanasi para que así los grandes dioses le concedan a esa persona lo que todos buscamos. El descanso eterno de una vida llena de pecados y tentaciones.

 

2 thoughts on “Varanasi, la ciudad que me saco las lagrimas más dolorosas de mi vida”

  1. Demasiado, la profundidad en tus palabras, la buena y puntual descripcion del contexto que te rodea logran que uno se conecte con vos en tu viaje y pueda sentir lo mismo que vos, lo logras de tal manera que uno estando en un lugar lejano al tuyo tambien llora, rie, siente miede o emocion, nos sensibilizamos con cada una de las cosas q te suceden!
    Eres grande Li ❤!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *